domingo, 4 de enero de 2009

"en vaina" el Summer Dance Festival 2009

Este evento macro, realizado desde ya hace varios años, donde las antiguas administraciones daban permisos sin tener en cuenta los derechos de los habitantes de Cartagena; ahora con esta nueva Administración se encuentra "en vainado" el Summer Dance Festival 2009, es decir, aún no les han dado los permisos correspondientes a este evento; mas sin embargo, en la página principal de este evento, dice que el evento no tiene ningún inconveniente sólo varía la locación. (Yo, personalmente todavía no sé donde es, en Tu boleta dice que en Arjona, a las afueras de Cartagena).
El paquete para los tres días tiene un valor de $260.000.

Venta de tickets: Tu Boleta (Nivel Nacional), Almacenes Diesel y Pilatos (Medelln, Cali, Bogot-C.C Andino, Pereira, Cartagena), Mr Cocktails (Todos los puntos), Leallicor Calle 10, Domicilios 4441920.

Por otro lado, la prensa local en su editorial cuanta otra cosa distinta. A continuación hice un "corte y pegue" de la página virtual de El Universal, para tomar otro referente a este tema para tener más claridad sin antes terminar diciendo, que no tengo certeza si se está realizando o no este Festival Electrónico donde se espera un aproximado de 23mil personas.

*Un "rollo" de verano

El Universal de ayer daba cuenta del impase por el evento de música electrónica llamado “Summer Dance”, el que ha armado bártulos varias veces antes de obtener los permisos correspondientes, y se los han hecho recoger sin concedérselos.

Todos recordamos la barbarie de eventos como este en años pasados en Cartagena, cuyo ruido desvelaba a barrios enteros con una impunidad sorprendente. Las autoridades ambientales de entonces conocían su deber, pero escurrían el bulto misteriosamente durante las noches de desmanes de los eventos mencionados.

Era un descaro solo explicable por el talante de las administraciones de entonces, que daban los permisos contra los intereses de la ciudadanía, sin hacer cumplir las normas.

Llama la atención que los organizadores de un evento cualquiera crean que pueden instalarse en un lugar antes de tener los permisos, y que además reclamen airadamente cuando se los niegan, como si el Distrito estuviese obligado a concederlos.

Pueda ser que alguien, quizá algún “mecenas” del pasado, no convenza a los empresarios de fuera que ahora también tienen cómo hacerles “la vuelta”, y que por eso hay quienes consideren que la autorización es un hecho cumplido.

La pretensión de hacer eventos musicales con un sonido tan alto y que se esparce tanto es sorprendente, porque el sentido común indica que la libertad de cada cual termina donde comienza la del vecino, y todos tenemos derecho a un descanso sin estridencias, no importa cuánto paguen los empresarios en impuestos o den en favores.

Pero si el ánimo de lucro y el espíritu de abusar son tan grandes que impiden aceptar razones de buena educación como las de arriba, afortunadamente hay leyes ambientales que definen con exactitud cuál es el límite del sonido permitido en los espectáculos públicos. Los de música electrónica y otros similares con grandes parlantes no los cumplen y no deben ser autorizados en lugares donde molesten a los habitantes.

Por otro lado, estos eventos viajan a Cartagena con buena parte de su propio público cautivo y le hacen a la ciudad un favor bastante pobre al venir, ya que le quitan alguna gente a los centros nocturnos locales que pagan impuestos al Distrito todo el año, además de que la mayoría se abstiene de promocionar alharacas similares, aunque aquí también hay excepciones.

Cartagena tiene que darle la bienvenida al turismo y a muchas clases de eventos distintos, incluidos los de música electrónica, pero en lugares que garanticen que no abusarán de un vecindario ni de una sola casa, y en donde las autoridades puedan garantizar la seguridad de los asistentes y de los empresarios. Para eventos tan multitudinarios se requieren bastantes elementos policiales y logísticos, además del riesgo del “carreterazo” posterior para volver a Cartagena cuando se hace en las afueras.

Está muy bien que las autoridades cumplan con su deber y no se dejen presionar por la alevosía de los empresarios cuando creen que la ciudad se les tiene que rendir a los pies y permitirles los desmanes que se les antojen.

*Un "rollo" de verano, tomado de la prensa local El Universal

3 comentarios:

Comunidad Cartagena dijo...

ESTE FUÉ EL ARTÍCULO QUE SALIÓ HOY EN EL PERIÓDICO LOCAL EL UNIVERSAL DE CARTAGENA:

El Summer Dance está otra vez en vilo
ANDRÉS PINZÓN SINUCO, EL UNIVERSAL -
Aunque los organizadores del Summer Dance han intentado “a capa y espada” realizar la cuarta versión de ese festival de música electrónica, las negativas de las alcaldías (tanto de Cartagena como de los municipios vecinos) han sido determinantes.

La última puerta en cerrárseles fue la de Arjona.

Julio César Castellón, alcalde de este municipio, indicó que los organizadores del evento, encabezados por Alexandra Parra, discjockey (DJ) y organizadora, solicitaron el sábado a la administración municipal los permisos para desarrollar la fiesta electrónica.

Castellón asegura que “se les revocó el permiso, puesto que la magnitud del evento implicaba un gran despliegue policial, el cual es insuficiente para ese fin, se queda corto”.

Como razón adyacente para la negativa, el Alcalde advierte que “aunque no se tenía conocimiento de la fiesta como tal, según comentarios de conocidos y rumores entre la gente del común quizás el ambiente social que allí se manejaba no era el mejor para la población, que es muy sana”.

EN TURBACO

En los primeros días de este mes, los coordinadores del Summer Dance pretendían realizarlo en un lote contiguo al Cementerio Jardines de Paz, en Turbaco, sin embargo, olvidaron –según el Alcalde de Turbaco, Miguel Arnedo Lozano– tramitar los permisos directamente con la Alcaldía.

Entonces Parra junto con todo el equipo técnico y demás logística como tarimas, luces y consolas de sonidos, fueron desalojados por la Policía de Turbaco, pese a que la DJ sostenía que tenía un contrato verbal con el dueño del terreno.

“Ni si quiera mi Secretario de Gobierno, que es el que se encarga de esos trámites, ha entablado conversaciones con la gente del Summer Dance, ese es un tema que tendríamos que haber proyectado de manera conjunta”, declaró Arnedo Lozano, el pasado viernes 2 de enero.

En esa ocasión Parra sugirió que su festival había sido estigmatizado “tan sólo por la música que nosotros escuchamos”, y acusó a las alcaldías de discriminar unos eventos y otros no.
En Cartagena
,


El Summer Dance se publicitaba hace varios meses como la fiesta electrónica más importante de Latinoamérica, en la que se esperaban más de 23 mil personas convocadas por un listado de DJ nacionales e internacionales para los días 2, 4 y 6 de enero en Cartagena.

Por parte del Distrito, Marina Mendoza, secretaria de Interior, negó los permisos a los organizadores el 27 de diciembre, luego de concluir que el lugar solicitado para realizarlo (el kilómetro 3 de vía a Mamonal, bodega Pesqueros), no era apto para ello por el peligro que representaba para los asistentes el tránsito de vehículos pesados.

“Eventos como ése requieren para su seguridad, muchos de los recursos humanos y físicos que la ciudad necesita en otras zonas, que se verían vulneradas con el despliegue de seguridad destinado solo para un evento”, explicó la funcionaria.

Comunidad Cartagena dijo...

BUENO, HOY 10 DE ENERO, YA SE SABE QUE QUEDÓ CANCELADO EL EVENTO Y SE HICIERON LAS DEVOLUCIONES DE DINERO RESPECTIVAS.

las personas que adquirieron boletas del SDF en puntos autorizados “pueden acercarse al punto de TuBoleta en el Hotel Caribe donde se les devolverá la totalidad de la inversión o de los bonos que hayan adquirido”.

La devolución seguirá en dicho sitio hasta el 13 de enero, cuando se estima que “todas las personas hayan recibido lo que pagaron”, indica el coordinador de los puntos de atención de TU BOLETA Alejandro Hidalgo.

Boris dijo...

Viaje de vacaciones desde Chile, y compre el abono con anticipacion, y me parece pesimo la desorganizacion, la venta de un evento sin tener los permisos y el desorden increible que nunca habia visto en algun lugar del mundo.
Pesimo por Colombia, ojala algun dia se superen.